CAMPEONATO ESPAÑA POYBOM2019 SALAMANCA

ÉXITO DE GESTIÓN Y PARTICIPACIÓN EN EL XXV POLYBOM DE SALAMANCA

 

El pequeño pueblo de Villamayor (Salamanca) fue el destino de un numeroso grupo de socios del Club de Golf Puerta del Sol, que se desplazaron para participar en el décimo quinto torneo Polybom, celebrado en los campos de Villamayor y Zarapicos en los días 30 y 31 de mayo de 2019, con un tiempo veraniego excelente.

En el torneo participaron 182 jugadores, 104 uniformados, 21 damas y 57 amigos, en los que la representación del Club fue nutrida, con 26 jugadores. Sin duda, la mayor aportación al torneo. Además, asistieron veintisiete acompañantes.

La presentación del torneo se celebró a última hora de la tarde del miércoles 29, con un cóctel en uno de los salones del hotel Doña Brígida (Villamayor). Todos los participantes recibieron un welcome pack, con numerosos regalos y documentación turística de Salamanca.

La primera vuelta del torneo se celebró el jueves, con la participación de los uniformados de primera y segunda categoría y de damas en el campo de Zarrapicos y de la tercera categoría de uniformados y las dos categorías de amigos en el de Villamayor. Mientras que en la segunda vuelta disputada al día siguiente, se invirtieron los colectivos.

El campo de Villamayor, diseñado por Juan Catarineu e inaugurado en 1999, cuenta con una longitud de 6475 metros desde estacas amarillas y 5153 desde rojas, con par 72, siendo la primera parte plana, próxima al río y la segunda con fuertes desniveles. Presentaba en general un buen estado de conservación, con unos greenes cristalinos, que obligaban a realizar numerosos putts.

El campo de Zarapicos, fue diseñado por Manuel Piñero e inaugurado en el año 1990, cuenta con una longitud de 6273 metros desde estacas amarillas y 5199 desde rojas, con par 72, discurre entre suaves colinas y presentaba buen estado de conservación, las calles de los hoyos flanqueadas por encinas y los greenes no tan rápidos.

En cuanto a los resultados discretos en general, con gran dispersión, en la horquilla comprendida entre los 75 y los 22 puntos acumulados. De los veintiséis participantes del Club,  solo Lourdes Padilla estuvo en el cuadro de honor, tercera en la categoría de damas.

El jueves treinta y uno y tras la conclusión de las vueltas, se celebró en uno de los salones del hotel Doña Brígida una comida de hermandad entre todos asistentes y que se prolongó hasta media tarde con la entrega de premios y sorteo de regalos.

Tras la comida, se procedió a la entrega de premios a los ganadores y al sorteo de numerosos regalos, de suerte que gran parte de los asistentes fueron afortunados. Concluyó el torneo con la presentación del próximo Polybom, el décimo sexto, previsto para el año próximo en la bella confluencia del País Vasco y la Rioja, con base en Logroño, jugando en los campos de Izki y La Rioja Alta.

Pero no todo fue golf, a los paseos por la cercana Salamanca, con algunas visitas (La logia masónica del Museo de la Guerra Civil y la Fundación Venancio Blanco) y sin duda con los recorridos por una ciudad con un magnífico elenco de edificios históricos civiles y religiosos, bien cuidados e iluminados, sin duda con un turismo excesivo.

Varías anécdotas para el recuerdo. La caída sin incidencias de un socio uniformado que le impidió jugar la segunda vuelta. Un grupo de siete socios que recorrieron la localidad de Peñaranda de Bracamonte, con un almuerzo en ¨Los Álamos¨. El recorrido en barco de diez socios en el ramal sur del Canal de Castilla, que luego disfrutaron de una estupenda comida en “Casa Manolo” de Medina de Rioseco, en Tierra de Campos, con la celebración del cumpleaños de uno de los socios. El recorrido de la localidad de Tordesillas, con la visita al convento de santa Clara, un unicum del arte hispano musulmán, de comienzos de la baja edad media. El espectacular cabrito de un de los restaurantes de Árevalo, en La Moraña abulense.

Destacar la estupenda gestión de los cuatro socios del Club que formaron el comité organizador, Alberto Castor, Juan Redondo, Paco Callejón y Chimo Sáez. Sin duda, un afianzamiento en la marca Polybom, con un hito de organización que pone el listón muy alto para el futuro.

En resumen, un viaje en torno a un torneo enraizado que además de practicar el juego que nos ilusiona, nos permitió profundizar en la vieja y rica cultura castellana, con su excelente gastronomía y magnífico patrimonio, que sirvió para estrechar lazos de amistad.

 

Madrid, 7 de junio de 2019

Juan Manuel Matilla